miércoles, 5 de enero de 2011

Las horas contadas del doceavo mes

Antes de ir al grano de esta publicación, quiero agradecer inmensamente las muestras de cariño y los mensajes dejados con buenos deseos para este nuevo año que ha dado inicio. El 2010 fue un año de pérdidas dolorosas, indolentes y afortunadas, pero de inmensas ganancias que se han acumulado en mi capital de memorias, y con esmero y buena disposición les deseo a todos y cada uno de ustedes bloggeros del alma que el 2011 les venga con gratas sorpresas, pero sobre todo con mucha salud y ganas de proseguir para continuar caminando y dejando huellas.

Este post viene tardado, pero con una buena satisfacción, ha sido lo primero que he escrito y que a su vez ha sido transmitido por una radio local, y como decimos por estos lados estoy "Grillúo" (quiere decir alegre y orgulloso por el acontecimiento). Aunque me costó un motón poderlo desarrollar, dado que el espíritu navideño estuvo difuminándose con las madrugadas en las que acompañé a mi mamá ayudándola con lo poco que tengo noción en la costura y hablando como loco para que mi hermosa vieja no se durmiera.

La imagen me ha encantado, siento que en parte lleva impregnada la esencia del cuento. La tome de: La Bombilla Azul: Ilustraciones de Pepe Valera. La entrada lleva por título: "Otoño e invierno dos estaciones mágicas"

Desde la ventana de los corazones se le podía observar a aquel individuo, sentado frente a un tumulto de luces que parpadeaban, sintiéndose olvidado mientras que en sus bolsillos casi estaban por desbordarse un montón de memorias, dispuestas a ser olvidadas por muchos otros individuos que no eran capaces de visualizarle a él. En el bolsillo de su camisa se encontraban las más importantes. Esas que bajo ningún código o sortilegio pueden borrarse de la existencia. Él, las miraba, algunas con una sonrisa melancólica, otras con los ojos aguarapados. Nunca ha sido fácil desechar tantos tesoros llenos de humanidad, aunque sus verdaderos creadores no saben cuán valioso es ese capital que guardan en su cabeza.

En ningún momento se atrevió a emitir un juicio sobre lo que los hombres y las mujeres habían convertido a la aclamada navidad, pero seguramente por dentro las palabras le ardían y se hacían mudas en sus labios. Quizás él pasó a un segundo plano su importancia para priorizar lo antes expuesto. Se acercó a la ventana de los corazones y observó tierras baldías, tan vacías como pardas, y no tuvo otra reacción que agachar la mirada y dar paso al pensamiento necio de que la navidad estaba corroída. Ese individuo no había recibido nada en noche buena, y sabía que fin de año era su hora de partida, de marcharse en medio de la euforia, de los ruidosos fuegos artificiales, de irse por la puerta que nadie quiere atravesar por miedo de encontrar lo que hay al otro lado… le tocaría ver la faz del extranjero individuo que se plantaría de nuevo a estos lados del universo, fiscalizando el tiempo sin importar los sucesos.

Se sintió triste e impactado por ese montón de memorias que no le cabían en los puños. Él era parte de esas llamadas culturas líquidas, a los que también Eduardo Galeano había llamado “Los Nadie”, sin embargo, proseguía en la marcha de su casi hora de partida, de sus horas contadas, de su montón de memorias con destino al pasado, como le tocaría a él. Resignación… no hay otra manera en que afrontara su designio, sino con resignación, y eso lo tenía muy presente.

Su estadía en este universo había sido significativa, entre contradicciones de alegrías y desgracias, entre oraciones y blasfemias, entre calores y fríos. Supuso que todos sus antecesores pasaron por lo mismo, respiró profundamente, y se decidió por mirar de nuevo en la ventana de los corazones, esa ventana a la que le había tomado cierto temor; se levantó con un dolor tonto en la espalda y decidió mirar por el cristal empañado de los corazones, avistó con gran detalle de nuevo las tierras baldías y a la distancia en una colina observó un brillo consistente e intermitente, sus ojos se crecieron de asombro y decidió abrir la puerta del espíritu y corrió como un niño a pesar de sus dolencias.

Al llegar y ver lo que ahí se encontraba brincó de emoción, un pequeño retoño crecía en aquel abismo extirpado de fertilidad, era una semilla reventada y verde, con raíces aferradas al pardo de la tierra que le mantenía a flote. Él, se acercó y olió el perfume de ese pequeño y hermoso brote y de nuevo sonrío con su cara cortada de arrugas. Le dijo: “Has sido la mejor cosecha de esperanza que he conocido, tu brillo se vislumbra a lo lejos, me presento; yo, soy el año vigente que próximamente será el año viejo”. Mientras miraba el cielo que le saludaba con sus propias luces navideñas.

Entre los ruidosos petardos, las supersticiones, las luces explosivas que atacan al cielo, los patinadores que hacen marcas en el alquitrán se va desgastando un año más para dar paso a la brillantez de otro, el hermoso año viejo que para su despedida se pinta el rostro, y se pone el más lujoso traje de luces, luces de todos colores. Los arboles verdes con cintas doradas y ornamentos que inundan la ciudad, el rojo de Papá Noel que siempre hemos igualado con el niño Jesús, y la cuenta regresiva del tiempo que se va. Ese tiempo que fue de felicidad para unos cuantos y tristeza para otros tantos, son las ambigüedades de la vida que nunca dejarán de ser. La esperanza, el amor, la caridad, el carisma, la nostalgia, la tristeza, la alegría son los sentimientos que conforman la palabra “NAVIDAD” a largas y anchas de su significado. Una nuez a la cual se le fractura su coraza en cada víspera de fin de año. Entre sus bases fértiles sembramos deseos y aspiraciones; promesas que se olvidarán, otras serán hojas secas de un falso otoño venezolano, otras seguirán tan verdes que ni el más cruel invierno las podrá enfriar, la fiebre que arde en un frío tan tajante.

¡Feliz Año dos mil once!

Autor: Carlos Arturo García


9 comentarios:

Armando dijo...

Mi buen amigo y querido Caco.
Me has dejado de piedra con la hermosísima semblanza que expones del transcurrir del año que se fue y la visión del que acaba de comenzar.
Mi enhorabuena más sincera por ese merecidísimo premio que te han otorgado, y decirte, que el galardón más sublime, es aquel que posee un corazón tan grande como el tuyo.¡¡ Enhorabuena !!
Tu madre estará orgullosísima de ti.
Por favor, felicítala en mi nombre.
Que este año se presente pata ti y los tuyos repleto de todo lo bueno que desean.
Un gran abrazo.

MariluzGH dijo...

¡¡bravo bravo bravo!!
Acojo el brillo de este nuevo año como un regalo y en tus palabras se ha convertido en una bendición. La misma que te envío a ti y toda tu familia. Mi abrazo cálido a tu mamá y la felicitación por el hermoso hijo que tiene a su lado.

Querido amigo, te superas palabra a palabra. Que tengas un gran 2011

abrazos

Akyaabil dijo...

Que cosa ma grande!Me encantó.. muy bueno.. un beso

SILVIA dijo...

Querido Caco, una vez más el placer de leerte se hace palpable.
¡Precioso! Enhorabuena y que este nuevo año sigamos compartiendo.
Un fuerte abrazo!!!

Caco dijo...

* Armando, muchísimas gracias por tan dedicadas palabras. Nunca me había costado tanto escribir algo, me imagino que serían nervios revueltos con palabras cuidadas (eso creo). Da por hecho los saludos a mi mamá, más que orgullo me gustaría pensar que me adora hasta con las venas como lo hago yo y que no pongo en duda todo ese amor.

Para vos un abrazo grandote, acortando distancias y reviviendo nuevos acontecimientos. Shalom Lejá.

* Mariluz, preciosa, me siento altamente agradecido por tus hermosas palabras, vayan que me han sabido sonrojar.

Me supero y eso es gracias a vos, y a todos, que me han ido enseñando.
Da por seguro los abrazos.

Yo te devuelvo uno recién sacado del horno de los sentimientos. Listo para ser ofrendado. Mis cariños para vos con besos revueltos.

* Akyaabil, uy, gracias guapa. Eres bienvenida a este espacio cada vez que lo desees. Abrazos para vos.

* Silvia, muchas gracias, da por seguro (mientras sea permitido) eso, tengo muchas ganas de seguir aprendiendo de todos ustedes. Mis buenos deseos para tu existencia y un besote.

LOLA dijo...

Hola Lindo, gracias por visitarme, leerme...eres un buen amigo...me escuchas..., nada queria desear para ti un nuevo año 2011 lleno de alegria y amor...que no te falten lindo...tu amiga Lolita

Gaspar II dijo...

Amigo mío me he tomado un tiempo de descanso del blog, y hoy llego a tus letras y me voy fascinado, un bello relato que también nos hace pensar.

Felicitaciones, un abrazo grande y paz prosperidad y amor para este año que recién comienza

Gaspar

Indira dijo...

Es hermoso este blog.

Caco dijo...

* Lola, no puedo negar que lo que escribes me gusta mucho. Gracias a vos por esos buenos deseos que también te correspondo con un inmenso abrazo. Shalom.

* Gaspar II, amigo, muchas gracias por todo, por siempre darme esa oportunidad de entrar por tus ojos. Abrazotes para vos, con el placer de tu visita.

* Indira, muchas gracias, bienvenida en cada momento que desees. Un inmenso abrazo lleno de buenos deseos.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Desde: "desdeloprofundomedevora.blogspot.com"

Desde: "desdeloprofundomedevora.blogspot.com"
Gracias Verónica por tomarme en cuenta :-) Feliz semana de la amistad a todos