Conoce a quien está detrás de las crónicas

sábado, 30 de octubre de 2010

Los claroscuros de tu indolencia

Son los años los que ponen obesas a estas remembranzas,
mientras otros crepúsculos le añaden telarañas a nuestras vivencias,
y tus olvidos se me hacen recuerdos alimentando resentimientos.
Como un pecado imperdonable te me estancas en este pozo
de aguas suspendidas en la cisterna de primaveras moribundas,
como un ateo sintiendo a Dios, como una indolencia al dolor
vuelvo a caer en el alcoholismo de tu existencia.

Porque en otras pupilas me veo reflejado en las tuyas,
como un espejo en el café de tu mirada.
El rastro de estos pasos me arrastran a tu maldición.
Y sigo perdonando y adjuntando culpas a esta circunstancia,
pendiendo de un hilo en esta lluvia de hojillas,
buscando la resurrección de esta necrótica esperanza en tus ojos.

Eres como un estupefaciente de permanencia incierta.
Una hermosa envoltura que esconde el cianuro en cantidades infantas,
el dulce placer que termina reactivando el dolor de caries.
Me consume la necesidad de quemar mis ñemas en tu piel,
me hastía fumar tu recuerdo atado de pies y manos,
¡Qué inclemente es esta banca rota de bienestar!
Una batalla que sigo perdiendo y no logro desmantelar.
Permanezco en este criptojudaismo en inquisición,
como el nirvana clausurado por falta de presupuesto,
Sigo en picada en este infierno de inviernos y calores.

Y como ves, sigo mejorando en este ritual de masoquismo.
Recolectado los vidrios de ventanas rotas,
conservando las semillas de la fruta que se secó,
haciendo el inventario de tus virtudes y menoscabos
para reparar los puentes oxidados por la salina de las lágrimas resecas.
Transigiendo contra mi voluntad ante los tratablilleos,
como un cristiano rezando a Visnú,
reteniendo las olas que te arrastran a mi orilla,
con un muro que se filtra por las grietas.

Autor: Carlos Arturo

miércoles, 20 de octubre de 2010

Las sonrisas también tienen sabores

Esta imagen fue tomada de aquí:
-las sonrisas También tienen sabores- dijo UK a una joven sentada en una banca frente a unos árboles rojos de frutos color turquesa. Ella era obesa, con cara de dulces, pero con ojos agriamente tristes. Uk no pudo evitar llegarle y comentarle lo que su amo le había comentado en sus tiempos de existencia.

-¿A qué te refieres?, ¿Quién eres tú?- consternada la joven contestó con voz de criatura mitológica; sus ojos recorrieron el cuerpo de aquella anatomía y fijamente sus ojos se clavaron en los ojos de UK, él con su mirada vacía y evasiva responde: “Mi nombre es UK, mi amo me dijo eso repetidamente antes de fallecer. Desde entonces busqué lógicas a esos degustes de sonrisas, pero no entiendo cómo las sonrisas pueden tener sabores, si nadie posee papilas gustativas para detectar a qué saben esas manifestaciones de euforias. Mi amo no era diferente a usted”.

-¿A usted?- interrogó la chica a UK con una sonrisa bufona– Se le agradece llamarme por mi nombre. Soy Sasza de Argón, tu amo debió hablarte de manera metafórica o analógica, es raro que no le hayas entendido pareces ser una persona inteligente- prosiguió la chica mirando fijamente aquel cuerpo.

-Poseo un sistema operativo de limitado entendimiento, los actos humanos no suelen ser muy lógicos, siempre están respetando e irrespetando sus normas, hablan de perdonarse a sí mismos, como si poseyeran varios alter egos. Mi amo fue un humano clasificado como obsoleto e inservible, fue destinado a ir al planeta Arak debido a una enfermedad que iba comiendo su piel. Él sufría y reía, me decía que las sonrisas tenían sabores y que en Arak pocos disfrutaban de ello- mencionó UK mientras que el silencio hacía complicidad con su boca cerrada, continuaba parado frente a Sasza como si él esperara algo de ella, como si sus palabras fueran las ordenes de su antiguo amo.

Ella consternada rompió el silencio que raspaba el viento haciendo un ruido parecido a un silbido: “Entiendo, eres un UlltaK Bionic, una clase de robot que puede pasar perfectamente como humanoide, eres un diseño casi perfecto. Había escuchado que los de su tipo tienen instalada una aplicación que deja correr un programa que simula muy bien el sentido de la hermenéutica, por eso siempre están analizando y reflexionando. Si no me dices lo que eres, hubieses pasado por un ser humano muy interesante”. Ella sonrió de manera dulce, sus ojos estaban poco brillantes, el agrio de la tristeza había apaciguado -¿Pero qué haces allí parado?, siéntate a mi lado, que este trasero no ocupa la banca entera, además, estos árboles de routorcois son de las pocas cosas que se le pueden agradecer a esos dioses confundidos que suelen ser los de nuestra especie, con nuestros sistemas operativos tan contradictorios- echándose Sasza a un lado.

-Ilógicamente sus glúteos podrían ocupar los dos metros de largo de esta banca, los humanos no son dioses, aunque sí confundidos, ustedes no poseen sistemas operativos ¿eres humana?- preguntó UK, con su rostro frío.

Sasza, miró hacia arriba, guardando un mutismo interrumpido por su respiración, sus piernas estaban inquietas y casi todo su peso estaba apoyado en sus manos, sus ojos se humedecieron formando una tempestad en el borde de sus parpados que terminaron desbordándose. Sin duda aquella tranquilidad que se había visto era el centro del huracán, la verdadera tormenta comenzaba a caer sin desdén -¿Sabes?, lamentablemen… sí, soy humana, una no dios con un confundido futuro – bajando la mirada y acomodando sus piernas prosiguió: “No soy muy diferente a tu amo, no soy muy diferente a ti. No sé si me entiendas, poco importa, pero voy camino a Oftak Alfa, un lugar donde mis padres me obligan a encontrar una felicidad a la que ni yo misma decidí acceder. No creo que en aquel lugar las sonrisas puedan tener los sabores a lo que tu amo hacía mención”.

Respondiendo Uk: “no es lógico que fragüen lagrimas de tus ojos, vas a buscar la felicidad, yo quiero un poco de ella, ¿Crees que mi cuerpo pueda procesarla?- Su rostro seguía siendo vacío, pero sus palabras eran inmensas.

-¿Quién te enseñó a hablar así UK?, ¿Por qué te acercaste a mí?, la felicidad es relativa, compañero, ella no se instala, no se come, ni se busca, ella siempre está anclada e invisible en algún acontecimiento que te llene- refirió la joven secándose los ojos y sonriendo de nuevo.

-¿Cómo los recuerdos de mi amo? Mi base de archivos tienen sus referidas lecciones para reír cuando como decía él: “El llanto corroe la carcajada” (usando un archivo de voz almacenado refirió la frase de su amo), él me enseñó a hablar así, me ordenó que cuando muriera me fuera lejos, que actuara lo más humanamente posible y que cuando me preguntaran que qué era, dijera que era un hombre con síndrome de Asperger – UK calló mientras miraba alrededor.

La chica sonriendo le dice: “Vaya, ustedes los robots si que son tontos o mejor dicho sinceros”.

-Mi sistema no reconoce la palabra “tonto”, me acerque a Sasza, porque sus tonos de voz bajos tienen similitud en algunas ondas a mi antiguo amo. En el planeta Arak él usaba códigos en su mirada que fueron fáciles de detectar para mí, y los he detectado en tus ojos, esos códigos suelen tener un procesamiento inestable en mi sistema operativo, según mi lenguaje computarizado ustedes están tristes, pero al mirarme sonríen, eso me ha hecho concluir que las sonrisas y sus sabores son una amalgama de sentimientos que pueden ser interpretados de distintas formas por los humanos, mi sistema puede “degustarlos” bajo los procesos lógicos y establecidos de mi programación y aplicaciones disponibles – comentó el Robot mientras tomaba una fruta del árbol rojizo y se la entregaba a Sasza.

La chica impresionada, pudo descubrir el basto archivo de memoria y la avanzada inteligencia artificial que poseía UK, ella por años había visto películas de robots que manifestaban sentimientos, no obstante sabía la imposibilidad de ello. En cambio, entendió que su basto entendimiento correspondía a un reactivo de aprendizaje que había poseído al ver archivos de robots con características operacionales humanas. El torbellino de conclusiones arrasó con todas las utopías y aclaró las teorías. Ella sólo pudo responder: “Algo así, UK, Algo así….” Tomando la fruta con las dos manos mientras miraba el rostro del robot.
Autor: Carlos Arturo

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Desde: "desdeloprofundomedevora.blogspot.com"

Desde: "desdeloprofundomedevora.blogspot.com"
Gracias Verónica por tomarme en cuenta :-) Feliz semana de la amistad a todos