Conoce a quien está detrás de las crónicas

domingo, 19 de junio de 2011

Los ojos malvados del malecón


    Él caminaba siempre solitario por el malecón, sobre madrugadas que recibían encantadas los partos de nuevos días; la muerte de éstos al llegar las 12:00 a.m.; esa rutina llamada ayer, para no tener  que dedicar pésames a las horas siguientes.  Su lenguaje al caminar… un toca pasos solitario, pausado y rítmico  entre las altas horas de la noche. Supongo, que siempre regresaba a continuar su tarea de develar los poemas de la brisa, siempre salada y brusca. Yo, lo observaba desde la ventana, admirado de ver tanta armonía en el mutismo de su existencia junto a la música y perfumes que esa barrera siempre entonaba.

    Sus ojos eran libres, pero confundidos por los otros habitantes como malvados. Su semblante discurría paz, con una boca ancha que parecía estar denotando una sonrisa a toda hora. El problema estaba en sus cejas, ellas me contaban otra historia más dolorosa, un trozo de huracán existencial, algo que la vida archivaba sin desentonar. Él sufría aún más que sus pulmones por tanto fumar, sus adentros estaban completamente desechos y oxidados; el hombre no tenía las fuerzas, ni los ánimos de aguantar las violentas embestidas de las olas de prejuicios humanos. Ellas no solo mojaban, cada bocal, consonante o acento lapidaban y cortaban… yo los oía, yo me congelaba para frenar mi valentía.

   Ese caballero tenía dos infiernos a elegir: la clandestinidad o la limitada libertad de la confesión. Él eligió el camino más difícil, el trazo valiente de mostrar su verdad a costa del rechazo. Sufriendo las consecuencias, porque cuando uno termina revelando muchas verdades, el ambiente las rodea con mitificaciones, desdoblando mentiras para comerse una realidad válida. Aquella persona murió para no seguir pereciendo, tal vez su cabeza era de las pocas cuerdas de esta isla, y si me equivoco prefiero morir atado a esta idea.

   El lugar añora su presencia, sigue el mismo poema de brisa salada, la inquietud de las aguas, las bases rayadas con letras horrorosas. La soledad lo espera; ella llora su ausencia, voltea y me mira desesperada, mientras yo me hago que no la veo para no sentir más dolor del que quiero. Sus ojos malvados ya no escribirían noches en desvelos, ya la madrugada estaba un poco deshabitada… No vale la pena si quiera inmutarse al mirar el horroroso escrito sobre el piso del malecón, ese que dice: “Vete del pueblo maricón”.

Autor: Carlos Arturo

jueves, 2 de junio de 2011

El sol que habita en su pelo

Dedicado a Ángel Daniel. Un amanecer portátil, un poema encarnado.  

En su cabellera se reproducen finos rayos de sol
y un contraste de su piel con arena de mar;
perpetuo brillo donde rehúyen las penumbras,
mas se asientan en sus ojos de madrugadas tranquilas,
de texturas monótonas y sabores diferentes.
Es mi pretensión hacer un recuerdo tangible,
en máquinas de tiempos gráficas...
Que hablen del pasado en un futuro hecho presente.

Niño,
quédate ahí, donde la imagen encaje en tiempos estacionados.
¿Acaso es una fotografía?
Mantente quieto, para capturar un quinto aniversario de vos.
Aturde la idea de la borrosidad de tu nitidez.
Alivia la satisfacción de plasmar tu esperanza para aventuras.

Sobrino,
Hay un sol habitando en su pelo. 
sois un Ángelus que nunca se repite.
Una criatura que destila luces multicolores.
Ser de voz aguda;
carne que corre con rebeldía,
interrogador y facilitador de respuestas. 


Junio huele a su sonrisa,
a falta de tres dientes, no se descuentan amaneceres.
Fresco como el primer día del mes.
Enérgico.
Constantemente vivo….
¿Niño o poema de la natura?
Regálame un instante
permíteme un minuto de tu existencia,
yo me encargo de hacerlo perdurable. 

Autor: Carlos Arturo

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Desde: "desdeloprofundomedevora.blogspot.com"

Desde: "desdeloprofundomedevora.blogspot.com"
Gracias Verónica por tomarme en cuenta :-) Feliz semana de la amistad a todos