Conoce a quien está detrás de las crónicas

viernes, 19 de diciembre de 2008

MEMORAMA NAVIDEÑO!!

Navidad, la gran época de los abrazos, temporada abierta para lágrimas y recuerdos, que entre dulces y hayacas nos abraza y acaricia el frio de diciembre y que a su vez la sangre nos calienta, sangre animal, sangre humana, sangre santa. Sonora navidad que es Dulce para muchos, pero amarga para otros.

Hablar de ella es hacer gesta de su cuantioso valor en la sociedad cristiana, pero sobre todo es hacer referencia a ese arraigo cultural que nos impulsa a unirnos cada vez más… pero que nos separa en todo el resto del año.

La esperanza, el amor, la caridad, el carisma, la nostalgia, la tristeza, la alegría son los sentimientos que conforman la palabra “NAVIDAD” a largas y anchas de su significado, una nuez a la cual se le fractura su coraza en cada víspera de fin de año. Entre sus bases fértiles sembramos deseos y aspiraciones con los ojos estrellados de lagrimas que se amoldan a nuestras curvas faciales; promesas que se olvidarán, otras serán hojas secas de un falso otoño venezolano, otras seguirán tan verdes que ni el más cruel invierno las podrá enfriar, la fiebre que arde en un frío tan tajante.

Entre los ruidosos petardos, las supersticiones, las luces explosivas que atacan al cielo, los patinadores que hacen marcas en el alquitrán se va desgastando un año más para dar paso a la brillantez de otro, el hermoso año viejo que para su despedida se pinta el rostro, y se pone el más lujoso traje de luces… luces de todos colores. Los arboles verdes con cintas doradas y ornamentos que inundan la ciudad, el rojo de Papa Noel que siempre hemos igualado con el niño Jesús, y la cuenta regresiva del tiempo que se va… ese tiempo que fue de felicidad para unos cuantos y tristeza para otros tantos, son las ambigüedades de la vida que nunca dejarán de ser.

La navidad es un pedazo de tiempo que se nos regala para que en sus aires ventilados, en los deseos ilusionados de los niños, las nostalgias de unos cuantos personajes, y los que se empeñan en hacerse los escépticos dejen el sabor de todos y cada uno en el aire de la madrugada, cada respiro, cada suspiro, cada fumada y estornudo resfriado pasara por nuestros pulmones y nos dirá el mismísimo aire “siente mi olor, el olor que desde hace siglos ha movido masas, ese tufo a navidad te lo regalo mientras hago mi proceso en tus pulmones”.

Grafología abstracta de niños pidiendo los juguetes más anhelados. Niños sobrevivientes a la crueldad realista de algunos que rompen el vidrio de la inocencia infantil para abrir paso a uno más que se entera de lo que hay detrás de los regalos y de Papá Noel, Santa Claus, San Nicolás o cualquier adjetivo que se le pueda asignar.

Hoy cuando me toca dormir he decido escribir algo para ti, no para hacerte reflexionar o filosofar sobre la vida, si no, para que entre cartas, deseos de felices fiestas, y cenas, sepas que me he acordado de ti, y quiero regalarte parte de mi corazón en una forma subjetiva, pero amorosa. Mis más sinceros deseos, mi más fuerte abrazo, mi más cariñosa mirada, y más sonoro gemido felícito. Gracias por forma parte de este año. Aún siendo amigo electrónico o simple contacto estoy aquí para lo que desees.

A ustedes: Jenireé Sandoval, Anabell Rincón, Paola Almarzo, Rosneivis Bonilla, Balmiro Finol, Osmarlina Brito (mi segunda madre), Ana Selene Rivas, Jennifer Pirela, Claudia Naranjo, Carmela Carmona, Mairaly Martínez, Yumairy Finol, Cristal Carrasquero, Lily Badell (mi Juaputa loca), Luz Mar Badell (Mi pasua bella), Angélica Baptista. Hemos superado casi un ciclo de 12 meses y me place catalogarnos como vencedores de un año…. Esperando para los próximos seguir construyendo grandes cimientos, murallas, y estructuras a nuestras vidas, porque aún con la deficiente inocencia del mundo hemos logrado grandes lazos afectivos…. Para ustedes un súper feliz año!! Espero poder darles ese gran abrazo y ser de las primeras cientos de caras que vea a principio de año. Con mucho amor me despido de todos y cada uno. Que el pesado frio navideño dé razones para seguir marcando huellas sobre los corazones y estigmas en el alma.

FELIZ NAVIDAD, Y FELIZ NUEVO AÑO

Autor: Carlos Arturo García.

viernes, 12 de diciembre de 2008

Las Memorias de Caco











Muchas veces me he preguntado, si he perdido la Inocencia de la vida o he comenzado a descubrir los motores que encierran el secreto del mundo, su brillo, el cual deslumbraba como aquella deidad helena Eos (diosa de la aurora) que con sus dedos rosados abría cada mañana las puertas del cielo. El misticismo que se envuelve entre esos lazos toscos a la misma vidorria. O simplemente soy otro más del montón que no apunta a ningún lado.

Soy como una pieza de marfil, he nacido de otro ser vivo como la naturaleza ha dispuesto. Un real esclavo liberado que vive su rato, pero que como muchos y muchas esperan encontrar algo más después de la muerte. Grandioso pensamiento de esperanza ante lo desconocido.


De esta manera, estructuramos los fieles habitantes de un mundo que poco a poco lo hemos deteriorado. Nos hemos enfocado más en los colores de la piel, en colonizaciones, en formar religiones, en dar apogeo a nuestras vidas que no nos damos cuenta de las grietas que se hacen por tales actos vanales. ¿Dónde quedó la ayuda al prójimo? (Creo que detrás de los lujos que nos tenemos que dar primero), ¿Dónde quedó el amor al prójimo? (En una religión que aún no ha permitido ver su rasgos), ¿Dónde quedó el respeto? En la maldita burla discriminada de muchos.

Aunando a lo antes expuesto encontramos que, nuestros líderes y nosotros mismos promovemos la paz, pero no le damos práctica, es una utopía que está lejos de cumplirse. Las guerras son un fervor humano a las cuales no le veo fin. Hablamos de la inocencia perdida del mundo ¿Pero cuál? porque al pasado le encuentro más crueldad que al mismo presente. Creo que tengo mucho que reclamar, mi sentir social es grande, y no entiendo como encontramos paz en una cruz, símbolo de muerte en el pasado, pero hoy día es santificada… llena de poder. Recordemos que estos son los gajes del oficio de todo ser viviente del cual debe ser testigo.

Así la vida va pasando mientras el tiempo corre, el viento golpea, la lluvia moja y nuestros pasos se van marcando cada vez más (para bien o para mal no hay otra salida). Aún a costa de que todo lo nombrado sea la fiebre que cobija a la humanidad… pero detrás de todo este acontecer mundial hay muchas cosas buenas.


No creo que la felicidad se encuentre o se tenga que buscar, la felicidad sólo está ahí, sí, en ese lugar que representa para la humanidad todos lados, todas direcciones y toda flecha que marca un día. Con sólo mirar alrededor me voy dando cuenta de lo tanto que tengo y de lo mucho que me he quejado. Tengo aire para respirar, piso donde estar, sombra donde dormitar, el agua donde lavo mis manos, el mar donde naufragan tantos pensamientos, el antiguo dios derrocado que me brinda de su calor, la luna que alumbra la penumbra, que arrulla y me recuerda que siempre hay una razón para soñar. Son tantos aspectos que cuesta nombrar por lo largo.

Ricardo Arjona dijo en una de sus tantas canciones “Pero el Indio, el negro y el español se mezclaron para darle gusto a Dios” y ahí es donde nazco yo, muchos habitantes del mundo. Aquí es donde me burlo de la pureza de las “razas”, partimos de un solo eje central. Fuimos un Adán o una Eva, un austrolophotecus o un homoerectus que decidió dar uso de los detalles por los que fuimos llamados humanidad. El caso está en que muchas personas vean más allá de la melanina, de la cultura y de los perjuicios morales, y puedan valorar lo que hay, lo que llega y lo que fue... sin necesidades de violencia.

Históricamente somos los dueños de una era que el humano resaltó y dejó los vestigios; pruebas totales de su supremacía, los dueños de la conciencia y el razonamiento (aunque pocas veces le demos utilidad necesaria). Animales sofisticados y superiores, el hecho de llamarnos humanos nos ha dado el derecho de esclavizar, matar y hacer daño, y vuelvo a preguntar ¿Dónde está nuestra conciencia y nuestra razón? pues los instintos fieros son más pesados que el concreto.

Conformamos los perfectos extirpes de la misma vida, mordimos la manzana, abrimos la caja de pandora, quisimos ser inmortales, profesamos un antiguo diluvio al cual se sobrevivió; o simplemente fuimos nómadas que tuvimos la necesidad de matar para sobrevivir. Representamos el clamor y el recuerdo de nuestros antepasados que nos han dejado de herencia la visión hacia el presente…. Con rompecabezas sin armar, pero con piezas contundentes. Hijos del beso que nos da el cielo en sus matices diarios, oyentes de la música que la tierra nos regala, palpantes de la textura que nos regala el mundo, visionarios de las figuras que nos ofrecen las nubes, soñadores de nuestras propias fantasías, buscadores de nuestra verdad, formamos una edificación que nos regala y colma de bendiciones, aprendamos a verlas con verdaderos ojos y no a nuestra conveniencia.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Desde: "desdeloprofundomedevora.blogspot.com"

Desde: "desdeloprofundomedevora.blogspot.com"
Gracias Verónica por tomarme en cuenta :-) Feliz semana de la amistad a todos