Conoce a quien está detrás de las crónicas

miércoles, 30 de enero de 2013

Autopsia de mí


¿Qué es eso?
Interrogante que rebota ante el espejo
metamorfosis de la simplificación
presumida por una dificultad con lastre ancho.
Dinámicas inducidas
que exploran paréntesis en esta psiquis.

¿Qué hago?
Celebrando los difuntos que proceso,
setenta que aún me miran en las representaciones,
pidiendo estrangular el bifronte del lado más incómodo,
saldando un trueque de aceptación por cambios,
sumándole vida a esta vida,
reinventándome ante miles de córneas de jurado.

¿Quién soy?
Producto que en post de golpes es servible,
penumbra fragmentada por la luz,
ente que gira sobre su propio eje,
y he dado tantas vueltas…
que ya no sé si es mareo, emoción o embriaguez,
que no sé, que tan profunda sea la batimetría de mis razones.
Desde allá, soy eso que labró una metempsicosis
aquí soy un interludio de lo mismo, de renovada estética.

¿Qué busco?
He buscado un lugar en el puro hedonismo,
pero un paréntesis existencial interrumpe su coherencia.
He buscado ser otro,
y encuentro en las anclas una inteligencia turbadora.
He buscado brincar sobre mis defectos,
mas me agarran y me besan con amor.
He buscado esconderme,
terminando encontrándome en evidencia
He buscado respuestas,
sobre el excusado de la existencia.
He sido sin dejar de ser,
he estado coleccionando experiencias,
por si algún día se amerita un currículo.

Soy…
y no me dejo de sorprender de ello,
Estoy…
en medio de los efectos y las causas
Voy
renovando contratos con mi anatomía,
procesando las promesas a mi psiquis
resurgiendo entre vanidad y bienestar.
Soy…
un nómada de rutinas,
desvelando el autoconocimiento,
mientras escalo por las costillas de la duda.

¿Soy?
¿Ese que se mira en el espejo?
Sin lograr asociar el nirvana con el éxito.
Sin poder desvincular mi yo con los demás.
Ese que ha priorizado sus querencias
en un contracorriente desmedido y prejuicioso.
Soy el de los 145 aquellos,
Bajo una nueva presentación. 

Autor: Carlos Arturo

viernes, 11 de enero de 2013

Todo lo que sobra



Como el café al despertar,
o esa necesidad de mirar el reloj en la angustia,
popa para asumir roles en la contemporaneidad,
cefalea en la abstinencia
vergüenza de la envestidura asumida como desnudez.
Ahí vamos, configurando la existencia,
desafiando los cursos de las funciones.

El deseo de abrazar la prole tóxica,
los inventos que a diario cepillan la inutilidad
la intangibilidad nutrida de imaginarios humanos,
avalada por circulares voluntarias y obligatorias de Cronos.
La herencia de querer aquello que no falta,
pero sí…

Típico de la necesidad, derramarse.
Tópico que las variantes pateen el tobo que las mantiene.
Porque la educación nos enseña y prepara para esa hazaña,
y el mundo a agregarle enceres 
a esa tienda por departamentos que abruma al sentido común.
Concubinos de la esclavitud de la confusión,
ante el fenómeno tan polémico de necesitar…
Todo lo que sobra.


Autor: Carlos Arturo

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Desde: "desdeloprofundomedevora.blogspot.com"

Desde: "desdeloprofundomedevora.blogspot.com"
Gracias Verónica por tomarme en cuenta :-) Feliz semana de la amistad a todos