lunes, 19 de marzo de 2012

Vos; ...Yo.


Tu permanencia es un cadáver a flote,
rehusado a podrirse a través de las marchas temporales.
Hay secretos mal heridos,
con chispas camufladas en tanta luz,
una disyuntiva de anhelos y desprecios
en la estación que irrespeta la estabilidad.

Fui, 
aprendiz de guardar esperanzas como chatarra,
con disponibilidad de pecar
A ritmos de peticiones.
Principiante eterno de las manos frías,
sazonadas con la mirada en los años de secundaria
desabrida por el hoy curvo de un sinsentido dialéctico. 

Yo,
Asimilé desconocer tus marchas sin sentirme mal,
a masticar con dolor de muelas,
esa existencia de chicle
que aún vieja cuesta escupir.
Redundando en escribir lo que sobra…
Lo que falta.

Vos,
Que simuláis una ruta en lo perdido,
derrochando tu facilidad de abandonar importancias,
explorando tu capacidad de arrastrar sin mirar atrás.
Cortando los retoños con un haz de gestos intraducibles.
Caminando en altibajos con manos sudadas de compañías sosas.

Nunca entendí el olvido en la práctica,
por ir siempre a pasos dispares
alcanzando la meta de la indolencia,
y apenas voy brincando algunas llantas.
Echándome tiempo en las llagas pa’ que no duelan.
Lamiéndolas de vez en mes pa’ que no se inflamen más.

Perder el tiempo,
paradoja que sabe a juego
incluida en mi currículo para castings.
Sonriendo a reflexiones personales con dientes cariados
¿o es lo que dicta la experiencia con razón a tajos?

Vos,
con velocidad admirable en tus procesos
fumando buenos puros de mutismos y reservas
apretando el cinturón maltratándote constantemente.
Yo, veo en esas fracturas claves mal codificadas
a pesar de tu sonrisa fresca, a pesar de tus cariños ajenos.
Saboreo melancolías húmedas en tus córneas
que me siguen trastocando en los imperios de Nix.

Ocasionalmente se dibujan frustraciones parecidas a las tuyas,
de repente es un delirio de presupuesto considerable.
Revoltijos que terminan en tus dedos
o quizás en las representaciones.

Vos, en tu maratón extrema
que siempre me deja desconociéndote
Yo, que me pierdo en nuevos horizontes,
aunque más de una vez he soplado un café frío.
No dejo de mirar esa ventana,
con un mundo que va más allá del tuyo.
Si el vidrio te refleja súbitamente,
la abro, para no respirar tanta contaminación.

Autor: Carlos Arturo

4 comentarios:

SILVIA dijo...

Amigo Caco, un placer reencontrarme con tus letras. Abrazos!!

MariluzGH dijo...

ay amigo esos versos tan dolorosos y doloridos...

me gusta la fotografía :)

abrazo para ti

Vasalisa la Sabia dijo...

Bueno, creo que después de leer esto ya me puedo morir. O puedo, no obstante, imprimirlo y pegarlo en una hoja de mi agenda para leer tus cadencias y tus soledades, tus justificaciones y tus resquemores, tu amor rabioso y tu inocente hasta pronto, tu espera y la desdicha incontrolable de no poder sacudirte a alguien de los intersticios del inconsciente con sus ojos de cal abiertos de par en par que nunca duermen, nunca desechan nada y siempre evocan actos fallidos cual profecías autocumplidas de lo que se tatuó en nuestra alma con un dolor más agudo que un hierro caliente atravesando la piel.

Te sigo hasta la muerte Caco, poeta, me quito el sombrero y déja que te arroje un par de besos al viento.

Gaia dijo...

Todo queda dicho. Gracias por mostrarnos un poco más de tu Yo, un Yo que no deja de sorprenderme y por el que me encanta perderme de tanto en tanto por tu blog para rescabar entre tus letras.

Un fuerte abrazo y dos fuertes besos, mío y de mi niño.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Desde: "desdeloprofundomedevora.blogspot.com"

Desde: "desdeloprofundomedevora.blogspot.com"
Gracias Verónica por tomarme en cuenta :-) Feliz semana de la amistad a todos