martes, 22 de septiembre de 2009

El Exilio de Lily


Esa joven había estado dando vueltas en la cama durante toda la madrugada. Ya el amanecer comenzaba dar noticias de su presencia en la ventana. Eran justo las 6:00 a.m. Pero por dentro de la habitación seguía la oscuridad dibujando grises mas claros al rededor gracias a los rayos de luz que se colaban a juro.

Era el 12 de marzo y con la alborada llegó la determinación de hablar con su madre. Le explicó que no se sentía con las mejores facultades para dar aquel paso, que no le amaba y que no la podían obligar a contraer un lazo nupcial sólo por el capricho y el interés mutuo en contraposición de su sentir.

Aquella mujer de 27 años, sentía que era hora de poder volar con alas propias . Pero la sumisión era más fuerte que la voluntad de gritar el “No” a todo pulmón. Sus padres no podían reflexionar ante las inquietudes de Lily. Para ellos lo más importante era escapar a facilidades y burlas de la pobreza que les estaba infectando.

Llena de horror y ahogada en el egoísmo de sus padres Lily corrió hasta llegar a un parque. Se sentó en una banca ubicada frente a una laguna de agua turbia y sucia, pero no obstante, rebosante de vida. Observó con detenimiento como la gente escupía sobre la laguna, y como los peces devoraban esa espuma blanca del producto humano.

Sin poder olvidar los aconteceres que estaban coronando y encadenando su vida, se echó a llorar por aquellas movidas que habían desgastado los tejos. Se dio cuenta de que ella para su familia sólo era una salvación eficaz a los problemas económicos y una escapatoria para no descender de estatus. Toda esa placa de duro roer la había hecho invisible en todo esplendor.

La llovizna dio apertura una fiesta en la laguna, cada gota inquietaba la superficie del agua. Se dibujaban hondas repetidas que se abrían de a poco, pero eran interrumpidas por hondas nuevas. Forjaba un maravilloso espectáculo. Pronto la tierna llovizna mutó a aguacero y Lily dejó que ésta le mojara el cuerpo, que la arrullara y la vistiera en su manto cristalino y extintor de fuego. Seguía sentada en aquella banca. La lluvia tentaba a clarificar ideas y refrescar la mente y a su vez le camuflaba las lágrimas.

El sol se ocultó repetidas veces hasta llegar el 18 de marzo, y de estampa el periódico anunciaba el acercamiento de su boda con Luís un ganadero respetado. Ese café caliente nunca había quemado su lengua como ese 18 de marzo. Sus días de libertad comenzarían a consumir. Sólo 15 días era el margen que complementaría su desgracia. Lily quedó absorta por lo que estaba leyendo y decidió hacer un plan ideal.

Tres días antes del matrimonio, se había hecho una recepción para dar a conocer a la sociedad a la pareja de futuros esposos. Todo marchó como era de esperarse. Esa misma noche Lily tomó su ropa y la equipó.

Ya tenía todo preparado, Lily huiría con gran dolor en su alma, pero entendía que en ese territorio no estaba su felicidad. Dejó tres cartas: una para su madre (explicando las razones de su partida), a su padre (disculpándose y reclamando), a su prometido (dando las razones válidas y deseándole la mayor felicidad del mundo). Las dejó sobre su cama y escapó por la ventana.

Su mejor amiga la llevó hasta el aeropuerto, con lágrimas en los ojos Lily había decidido el exilio para comenzar una nueva vida y buscar el camino correcto que sus padres le habían torcido. Abrazó a su amiga y salió abrigada.

A las 12:00 a.m. del 02 de junio salió el vuelo hacia ese país que le brindaría las fuerzas para volver a empezar, dejando con gran dolor esa tierra que le había visto nacer, que cimentó sus pasos y vio como los años hacían de ella una mujer. Su historia, su vida, su familia y amigos ahora yacían en su cerebro y unas cuantas cosas en una maleta.

Al llegar y respirar el nuevo aire, miró a su alrededor, y comenzó a dar los primeros pasos sobre esa nueva área, en aquél piso hizo sonar sus tacones. Las puertas de vidrio se abrieron dándole la bienvenida que de nadie ni nada esperó, un corazón latiendo fuerte para salir a la calle y de sus labios pintados salió un suspiro dejando salir el humo de sus miedos, de su temor a equivocarse y aspirando miramientos nuevos le continuó una sonrisa pequeña y la siguiente frase: “Las historias tienen segundas partes, y la mía comienza desde ahora”.

Se colocó los lentes de sol en el rostro. Con una mano tomó el equipaje y con la otra echó su cabello para atrás. Desde ese día se dejo devorar por el nuevo país, y se perdió entre la gente que le rodeaba... su figura se fue mezclando con la muchedumbre hasta que la vista no la pudo captar.

Autor: Carlos Arturo.

9 comentarios:

"Naza" dijo...

Excelente historia, llena de valor y verdad. Con miedos y nuevas metas.

Me gusta mucho. Por un momento crei no poder leerlo pero inmediatamente despoues de iniciar mi lectura me capto de una manera impresionante! me gusta mucho caco! está excelente!

Abrazos!

Naza..

Staywithme dijo...

Hermosa historia..

Ojalá tuvieramos siempre la fuerza para desarraigarnos, cargándonos soló con nuestras esperanzas y deseos siendo lo suficientemente fuertes para "tomar el avión"...

Siempre es un agrado leerte...
Un abrazo Caco..

Atte.
Staywithme

Verónica dijo...

Una historia fantástica y con la que de alguna manera también me identifico, muy audaz!

Besos corazón

Mariluz dijo...

Hacen falta personas valeintes como Lily y sensibilidades como la tuya para llevarnos de la mano hasta el desenlace final. ¡Perfecta! ¡Preciosa!
Un lujo compartir espacio contigo Carlos
Besos españoles

Forbidden dijo...

Excelente relato sin palabras!!!
Te felicito.

Mi alma
por unos dias.
se exilio de mi cuerpo.
en el aire, viajo hasta la provincia de Cordoba.
para abrazar, acariciar y besar.
a la mujer de mi vida.
la que si el destino lo permite.
quiero que sea la madre de mis hijos.
para que ellos aprendan, sobre la simplicidad de la vida.
como ella bien sabe enseñarlo

Desde una habitacion en la joven Buenos Aires te dejo un fuerte abrazo

Caco dijo...

Naza, gracias por mantenerte al tanto de lo que escribo, y gracias por tener el gesto de dejarme esa estampa hermosa que es tu comentario.

Staywithme, gracias corazón, para mi también es una gran experiencia leerte.

Verónica, sería buena que contaras esa anécdota... jajaja! no es cierto. Gracias mi vida, por emerger desde lo profundo para leerme.

Mariluz, de verdad que es un lujo, es increible cada cosa que escribes y que compartes con el mundo. Gracias por tu paso. Eres bienvenida a cualquier hora, en cualquier día.

Forbidden, muchas gracias por leerme y gracias por compartir ese sentir que tanto te da humanidad.

UN ABRAZO PARA CADA UNO, DE NUEVO GRACIAS POR SU PASO.

Forbidden dijo...

Gracias a vos por pasar por mi humilde refugio y dejar tus palabras, como huellas en la eternidad.

Desde una habitacion en la joven Buenos Aires te dejo un fuerte abrazo

artemisa dijo...

Querido Caco, aquí llego nuevamente a tu lugar temiendo que los tiempos de tu inspiración vayan más rápido que los pocos momentos que he tenido últimamente para estar frente a la pc.

Es muy fuerte la descripción de los sentimientos que se van cristalizando hasta llegar el momento donde sólo la lucha contra los mandatos puede llevar a una decisión tan extrema, quizás la única que podía tomarse.

Realmente hace falta valentía, coraje y muchas ganas de vivir una vida real y auténtica para dejar todo pasado y futuro impuesto detrás.

Un relato muy inspirador Caco, como todos los que salen de ti.

Un abrazo mi querido poeta y que te cuiden los ángeles.

Caco dijo...

Mi bella Artemisa, gracias por tus buenos deseos corazón.

Puedes pasarte cada vez que lo desees y te dé el tiempo amiga. Aquí estaré esperando tu visita y hermosa existencia.

Un gran abrazo para tí poeta, y mil bendiciones a tu vida.

Forbidden, de nada amigo, cada palabra tuya es agua fresca que acerta a la realidad, como esa lluvia que cae y moja, y hace sentir que hay vida en la vida. Gracias de nuevo.

Un gran abrazo para tí, y mis mejores deseos.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Desde: "desdeloprofundomedevora.blogspot.com"

Desde: "desdeloprofundomedevora.blogspot.com"
Gracias Verónica por tomarme en cuenta :-) Feliz semana de la amistad a todos