viernes, 11 de septiembre de 2009

11 de Septiembre: el día que fue muerte.

Las penas aún se retuercen en el aire humedecido y melancólico. Si permaneciera todo en silencio el viento dejaría escuchar los gritos inmutables de miedo, penas y llanto.

El poder corroe el barniz del sentimiento. Sin miramientos... destruyeron, pisotearon e hicieron bolas a lo que se dice no matarás.

Condenados al recuerdo de aquella peste gris plomo iniciada por el humo del fuego previo. Ahogando el oxígeno de vida. Pintando la tragedia.

Los culpables se hacen borrosos... pero poco importan cuando la vida de tantos hombres y mujeres es apagada en el derrumbe de las gemelas gigantes. Esas, que por mucho tiempo pintaron en lo alto el azul del cielo y mantuvieron vidas en sus entrañas.

Cada 11 de septiembre se añade un año más en que la desgracia sólo dejó escombros e imagenes de agrio sabor e inspirado correr de lágrimas. Fotos en honores a los castrados de la vida, a la realidad que no corteja, que no consuela y que no dice nada pero refleja cual espejo de los sentidos lo que acontece.

Sólo huecos quedan en familias, en amores, en presencias y en espacios. El vacío que no conduele pero que dice lo mero de lo que pasa. Mientras unos se acuestan y cierran los ojos, otros, se levantan y los abren.

¿Culpa del resentimiento o de una estrategia? no lo sé... lo único que puedo asegurar es que ninguna excusa es suficiente como para apagar vidas con el soplo del aire y el fuego explosivo.

Autor: Carlos Arturo

6 comentarios:

Verónica dijo...

Esas familias, la misma humanidad no puede ni debe olvidar estas trajedias, como las bombas atómicas, los atentados, porque si olvidamos, quire decir que nos deja de importar los demás, dejamos de amarlos, de sentir.

Tu escrito me ha llegado profundamente amigo, un abrazo y buen fin de semana corazón!

Staywithme dijo...

Y pensar que vimos en directo, cada uno desde su propia tv, el desplome de millones de vidas, sin poder hacer nada...
El escenario mundial se tiñó de rojo...
y heridas aún persisten...


Muy buena reflexión,
Un abrazo Caco...

Atte.
Staywithme.

.:: k a n a r ! o ::. dijo...

Estoy de acuerdo con Veronica, nunca olvidemos lo que paso ese dia, jamas olvidemos como la vida de muchos se desvanecio en las obras de otros que no tienen importancia alguna por nada.
El hecho de que gente inocente haya perdido la vida, sea asi una, o sean miles, solo nos recuerda lo fragiles que somos. No dejemos que se olviden los buenos valores, ni que nos traicione este nuevo mundo en el que vivimos.

Te invito a pasar a mi blog hermano, gracias por escribir estas hermosas palabras a las victimas de este terrible atentado.

Saludos.

zafiro dijo...

doloroso suceso que debemos tener presente,que esperemos no se repitan jamás...
un abrazo.

Caco dijo...

Gracias por sus comentarios... hechos tan significativos son dificiles olvidarse amigos. Pero a veces cerramos los ojos sin darnos cuenta que a la larga el daño es a nosotros mismos.

Kanar!o ten por seguro que me pasaré por tu blog. Gracias por leerme.

Lily dijo...

La memoria colectiva de nosotros los terráqueos a veces falla; pero basta que uno solo recuerde el pasado, para que no queden sepultados los hechos -también- bajo toneladas de hierro y concreto.

Esa fatídica mañana estaba yo camino al trabajo y escuché la noticia en la radio. La incredulidad de todos fue tan sólo comparable a la ira que, días más tarde, toda la Nación Americana y muchos otros países, compartieron.

Lily

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Desde: "desdeloprofundomedevora.blogspot.com"

Desde: "desdeloprofundomedevora.blogspot.com"
Gracias Verónica por tomarme en cuenta :-) Feliz semana de la amistad a todos