sábado, 30 de octubre de 2010

Los claroscuros de tu indolencia

Son los años los que ponen obesas a estas remembranzas,
mientras otros crepúsculos le añaden telarañas a nuestras vivencias,
y tus olvidos se me hacen recuerdos alimentando resentimientos.
Como un pecado imperdonable te me estancas en este pozo
de aguas suspendidas en la cisterna de primaveras moribundas,
como un ateo sintiendo a Dios, como una indolencia al dolor
vuelvo a caer en el alcoholismo de tu existencia.

Porque en otras pupilas me veo reflejado en las tuyas,
como un espejo en el café de tu mirada.
El rastro de estos pasos me arrastran a tu maldición.
Y sigo perdonando y adjuntando culpas a esta circunstancia,
pendiendo de un hilo en esta lluvia de hojillas,
buscando la resurrección de esta necrótica esperanza en tus ojos.

Eres como un estupefaciente de permanencia incierta.
Una hermosa envoltura que esconde el cianuro en cantidades infantas,
el dulce placer que termina reactivando el dolor de caries.
Me consume la necesidad de quemar mis ñemas en tu piel,
me hastía fumar tu recuerdo atado de pies y manos,
¡Qué inclemente es esta banca rota de bienestar!
Una batalla que sigo perdiendo y no logro desmantelar.
Permanezco en este criptojudaismo en inquisición,
como el nirvana clausurado por falta de presupuesto,
Sigo en picada en este infierno de inviernos y calores.

Y como ves, sigo mejorando en este ritual de masoquismo.
Recolectado los vidrios de ventanas rotas,
conservando las semillas de la fruta que se secó,
haciendo el inventario de tus virtudes y menoscabos
para reparar los puentes oxidados por la salina de las lágrimas resecas.
Transigiendo contra mi voluntad ante los tratablilleos,
como un cristiano rezando a Visnú,
reteniendo las olas que te arrastran a mi orilla,
con un muro que se filtra por las grietas.

Autor: Carlos Arturo

5 comentarios:

MariluzGH dijo...

Mi querido amigo, el amor hace con nosotros verdaderas 'maldades'; nos reconvierte en ratoncillos frente a unos ojos de gat@... pero es tan grata su sensación, que incluso en el dolor nos rendimos a sus encantos

Has trenzado una durísima experiencia con muy bellos versos

mi abrazo de admiración

Gaspar II dijo...

Es como la mas adictiva de las drogas, la necesidad se hace tan patente que duele, aun así, no paras de esperarla.

Tejes de manera bella el dolor de una ausencia.

Un abrazo

SILVIA dijo...

Haces que el dolor resulte en cierto modo bello.
Tus letras se enredan con los sentimientos. Sentimientos traducidos en texto.
Un placer volver a leerte, amigo Caco.
Besos mil!!!

Ana Márquez dijo...

Me ha hecho gracia lo del Nirvana clausurado por falta de presupuesto :-)
Muy bien todo, niño, unas imágenes buenísimas y un magnífico ritmo. Chapeau! ;-)

Caco dijo...

* Mariluz, querida compañera de las letras, tienes una inmensa razón. Muchas gracias por ese visto bueno que le has dado. Y gracias mil por tu siempre grato paso y huella. Un beso y un abrazo inmenso con admiración correspondida.

* Gaspar, amigo, he tenido buenos maestros. El amor es ese dolor al que todos le rendimos culto de una u otra forma. Muchas gracias, por todo.

Abrazos estimados.

* Silvia, guapa, gracias por tanto halago :) Supongo que las víctimas del amor guardamos ciertos fragmentos de poetas y poetisas. Siempre es grato leerte por aquí.

Besos y abrazos que atraviesen el Atlántico.

* Ana, me alegra mucho que te haya causado gracia :) y gracias por tus aprobaciones y sobre todo por tu visita, igual que a todos, es grato tenerte por acá. Besos y abrazos, compañera de las letras.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Desde: "desdeloprofundomedevora.blogspot.com"

Desde: "desdeloprofundomedevora.blogspot.com"
Gracias Verónica por tomarme en cuenta :-) Feliz semana de la amistad a todos