domingo, 9 de mayo de 2010

Memorias de una vida


Ella nació un 14 de diciembre de 1950, entre el parto arcaico, con el olor de la Sierra colombiana. Su niñez, perfumada entre cambures y café, con la arena de zapatos y la inocencia en las pupilas. La tercera de 08 hermanos más, una escalera de humanos para el juego, para el cuidado.


No cabía la tristeza entre tanta carencia, durmiendo entre cartones como colchón, ignorando el materialismo que en aquellos arrabales se codiciaba.


Su crecimiento olía a verdes hojas que le impregnaban los ríos, su madurez fue llegando a medida de sus travesuras, ella ignoraba lo catastrófico de 1939/1945, su padre jamás le habló del por qué llegó hasta Suramérica. Su madre fue quien entre tratos secos le enseñó que el cariño era posible.


Cuando sus 15 llegaron toda la familia había recorrido parte de Colombia, buscando la estabilidad que no les era posible, pero ella anhelaba volver a las montañas profanadas por su existencia, cuando el destierro la llevó a Venezuela. Desde entonces comenzó su lucha por la constancia, de los hogares despoblados, no quería hacer de éste uno más. Hoy día la Villa del Rosario sigue siendo el ambiente constante de su historia.


Adoptó y parió… entre un matrimonio que no le brindo el sueño de ser feliz, cuando abrió los ojos se dio cuenta de su independencia, cociendo zapatos, fue asumiendo su amor al zurcido, comenzando por remendar lo que años anteriores de compromisos le habían destajados. No dejó una sola pieza que no volviera a su lugar, y con tan sólo saber escribir y leer se lanzó al mundo de la alta costura, dejando atrás aquel momento en que se pintaba como una enfermera.


El amor la visitó una vez más, ella dejó atrás las quimeras de las promesas, alzando la bandera a una nueva experiencia. Adonais se llamaba él, forjaron un nuevo hogar, ella, sus hijos y el nuevo inquilino en esa vida. Cuando en septiembre del 94 la muerte sorprendió a aquel hombre.


Como viuda lloró vestida en claroscuros, crió a su tercer hijo generando capital a partir de la costura. Desde entonces esa ha sido su vida, dedicando tiempos que ya no merece gastar, con la cara cortada por el tiempo y el plateado entre la raíz que anuncia su experiencia a seis décadas de existencia.


Ella es sinónimo de trabajo, vida, alegría, orgullo, amor, guerras, supervivencia, maternidad, humanidad y tantas cosas más. Su nombre es Doris de naturaleza comprensiva, hembra de parto, hembra poderosa y tierna de manos nobles. Ella es mi madre, me bautizó como Carlos Arturo, yo soy el tercero de esos tres hijos, quien ha dicho más veces “Mami” antes que cualquier otra palabra, que no se desgasta, no se fractura, no vence, ni consume. Ella es la señora que ha dado frente a mis miedos y me espanta los fantasmas con su abrazo.


“Mamí, sonríe que aún hay motivos para seguir entrelazados”


Carlos Arturo

14 comentarios:

SILVIA dijo...

Tu mami es preciosa!!!!! Debes estar bien orgulloso de Ella, y Ella de Tí, seguro. Que homenaje tan sentido y conmovedor Caco. Me emocionaste.
Un fuerte abrazo para Ella y miles de besos para ti!!!

MariluzGH dijo...

Mi niño querido ¡que hermosa mami que tienes! ¡tan valiente! ¡tan señora!
Te mando un gran abrazo para ella y desearle la mejor felicidad y al mismo tiempo felicitarla por el hijo Carlos tan hermoso que tiene. ¡¡Ha hecho un gran trabajo!! :))

besos y abrazos

WHO dijo...

MIs felicitaciones para toda la familia, sin duda el amor y el respeto han sido las banderas de ese hogar ejemplo de sacrificio y humildad.
Un abrazo muy fuerte Carlos, Who.

Alma Mateos Taborda dijo...

Bello, inmenso y conmovedor!! He llorado de emoción. Felicidades para ti y tu mami que es preciosa y llena de amor. Un abrazo grande.

rara calma dijo...

Caco, me hiciste llorar. Dile a tu mamá que le agradezco que estés aquí volcando tu corazón en palabras impactantes y poderosas cuando emergen del volcán de tu alma.

Un abrazo,

arte para ti, siempre la misma, tqm

Gaspar II dijo...

Un hermoso escrito dedicado a tu madre, creo que no hay mayor amor que el de una madre y ella sin duda debe sentirse orgullosa del hijo que tiene.

Un gran abrazo para ti y por supuesto para ella.

Gaspar

Gaia dijo...

Es un placer el que compartas con nosotros la historia de tu madre. Conmovedor el escrito que ahora le dedicas. Mucho amor para todos, pero hoy, en especial, para ti y para tu mami.

Un abrazo.

PD: te dejé un detallito en mi blog para ti, por los momentos que compartimos entre líneas.

Ana Márquez dijo...

Es muy guapa, y debe estar orgullosísima de ti. Felicidades a los dos por tanto amor, por tanta vida. Besos a puñados.

Anónimo dijo...

Sólo una madre merece esas palabras llenas de sentimiento terrícola en su mayor intensidad.

Sabina dijo...

me encantó el blog. y compartimos el gusto por la musica de buena fe. un abrazo! te sigo.

Caco dijo...

* Silvia, amiga, ella es uno de los principales motores en mi vida. Todo lo bueno de este mundo me gustaría que ella lo capturara. Un abrazo, gracias por tus palabras tan bonitas. Shalom Laj.

* Mariluz, verdaderamente... ella es un orgullo y ejemplo a seguir, el mundo me bendijo el día que su vientre me acobijó. Gracias por tus palabras, un abrazo inmenso. Shalom Laj.

* Who, pues sí amigo, hay conspiraciones del mundo a mi favor, y la conmovedora historia de mi madre es un ejemplo claro del transcurrir. Agradezco de corazón esas bendiciones, y retribuyo con mucho cariño bendiciones para ti y todos tus allegados. Un gran abrazo.

* Alma Mateos Taborda, amiga, ustedes las mujeres tienen ese toque de fuerza que un hombre le cuesta desarrollar. Gracias, por referirte tan lindamente hacia mamá. Un abrazo inmenso, seguido de besitos.

* Artemisa, qué emoción, corazón... tus palabras llegarán hasta ellas. Cuando se ama el recurso para demostrarlo es diverso, suerte la mía que las letras me ayudan. Abrazooote.... y Bessooote... también se te quiere un montón.

* GasparII, ay amigo, hay orgullo de ambas partes. Gracias por todo, un abrazo caluroso para ti, de parte de mi mamá y mía.

* Gaia, querida, también hay mucho amor para ti. Me encanta toda esa labor que haces por estos lados. Un abrazo inmenso. Gracias inmensas por ese regalo tan hermoso.

* Ana Márquez, gracias amiga, el corazón se me agita de alegría con sólo recordarla y también por que ustedes me le transmitan tantas cosas bellas. Un abrazo calientito de su parte y de la mía. Besos.

* Anonimo (Zóhar Balak), el amor sabe jugar sus piezas. Agradezco tu paso intergaláctico. Abrazos estimados.

* Sabina, bienvenida a mi blog. Uy, pues vamos bien con ese gusto en común con Buena Fe. Gracias, Abrazos.

Marielys dijo...

¡Excelente!
A veces ignoramos tantas cosas por las que pasan las madres.
La sra. Doris es un personaje realmente interesante, sería un verdadero placer conocerla.
Saludos...

Lily dijo...

Amigo mío, tu voz de hijo sale por los balcones de tus ojos y se desliza por tus hermosísimas palabras, en un ofertorio inequívoco de lo que tu eres: hombre de bien, persona y alma.

Que Papa Dios te siga bendiciendo con tus dones y con la presencia de tu madre por mucho, mucho tiempo.

Lily

Caco dijo...

* Marielys Medina, gracias por tu paso belleza marabina. Ese momento llegará, agradezco también tus palabras. Se te quiere un montón.

* Lily, gracias, querida amiga, espero ir por el buen camino. Gracias por tus hermosas palabras, siempre es un placer leer tus bellas palabras por estos lados.

con mucho carño, te dejo un abrazo.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Desde: "desdeloprofundomedevora.blogspot.com"

Desde: "desdeloprofundomedevora.blogspot.com"
Gracias Verónica por tomarme en cuenta :-) Feliz semana de la amistad a todos